12 Y tú levántate, y vete a tu casa; que en entrando tu pie en la ciudad, morirá el niño