15 Y con esta confianza quise primero venir a vosotros, para que tuvierais una segunda gracia