9 Por tanto procuramos también, ausentes, o presentes, agradarle