29 Y cuando acabaron de ofrecer, se inclinó el rey, y todos los que con él estaban, y adoraron