9 Y el peso de los clavos tuvo cincuenta siclos de oro. Recubrió también de oro las salas