2 Viendo, pues, Ezequías la venida de Senaquerib, y su determinación de combatir a Jerusalén