28 Y estuvo Absalón por espacio de dos años en Jerusalén, y no vio el rostro del rey