20 Me sacó a anchura; me libró, porque había puesto su voluntad en mí