31 Dios, perfecto su camino; la palabra del SEÑOR purificada, escudo es de todos los que en él confían