36 me diste asimismo el escudo de tu salud, y tu mansedumbre me ha multiplicado