4 Invocaré al SEÑOR, digno de ser loado. Y seré salvo de mis enemigos