5 Cuando me cercaron ondas de muerte, y deluvio de Belial me asombró