2 y que seamos librados de hombres inoportunos y malos; porque no es de todos la fe