15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni hirviente. ¡Bien que fueras frío, o hirviente