21 Entonces habló Daniel con el rey: oh rey, para siempre vive