28 El SEÑOR te herirá con locura, con ceguedad, y con pasmo de corazón