8 Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios