4 Hay un cuerpo, y un espíritu; como sois también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación