23 Que si tú llegas a afligirle, y él a mí clamare, ciertamente oiré yo su clamor