25 Y se cumplieron siete días después que el SEÑOR hirió el río