6 Y cada uno tenía cuatro rostros, y cuatro alas