32 Que no quiero la muerte del que muere, dijo el Señor DIOS, convertíos pues, y viviréis