20 Desde la tierra hasta encima de la puerta había labrados querubines y palmas, y por toda la pared del Templo