18 Después, pasados tres años, fui a Jerusalén a ver a Pedro, y estuve con él quince días