11 Pero viniendo Pedro a Antioquía, le resistí en la cara, porque era de condenar