28 Así que, hermanos, nosotros como Isaac, somos hijos de la promesa