23 Y concibió, y dio a luz un hijo; y dijo: Dios ha quitado mi vergüenza