20 Y asentó allí un altar, y lo llamó: El Fuerte Dios de Israel