12 Cuando labrares la tierra, no te volverá a dar su fuerza; fugitivo y vagabundo serás en la tierra