23 y que otras siete espigas menudas, marchitas, abatidas del solano, subían después de ellas