38 Mas el justo vivirá por la fe; mas el que se retirare, no agradará a mi alma