12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo por su propia sangre, padeció fuera de la puerta