6 De tal manera que digamos confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me hará el hombre