18 porque en cuanto él mismo padeció y fue tentado, es poderoso para socorrer también a los que son tentados