23 Y, los otros, cierto, fueron muchos sacerdotes en cuanto por la muerte no podían permanecer