22 Y el pueblo aclamaba: Voz de Dios, y no de hombre