34 Mas a Silas pareció bien el quedarse allí