27 que no dejarás mi alma en el Hades, ni darás a tu Santo que vea corrupción