8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en su lengua en que somos criados