6 Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al barco, y ellos se volvieron a sus casas