25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como me ha dicho