23 y será, que cualquier alma que no oyere a aquel profeta, será desarraigada del pueblo