22 Porque el hombre en quien había sido hecho este milagro de sanidad, era de más de cuarenta años