30 El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, al cual vosotros matasteis colgándole en el madero