8 Pero Esteban, lleno de fe y de potencia, hacía prodigios y milagros grandes en el pueblo