32 Y aconteció que Pedro, visitándolos a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida