12 ¿Quién demandó esto de vuestras manos, cuando venís a ver mi rostro, a hollar mis atrios