10 Pásate, como río, de tu tierra, oh hija de Tarsis; porque no tendrás ya más fortaleza