11 Yo, yo soy el SEÑOR; y fuera de mí no hay quien salve