25 Yo, yo soy el que arraigo tus rebeliones por amor de mí; y no me acordaré de tus pecados